Blogia
INMUNOLOGÍA

ALERGIA (V)

ALERGIA (V)

Tratamientos:

La prevención más obvia es procurar evitar la sustancia a la que se es alérgico, si esta es conocida. Sin embargo, esta opción es a menudo difícilmente practicable, cuando no es imposible.

Antihistamínicos

Los antihistamínicos bloquean los receptores H1, impidiendo los efectos de la histamina, aliviando, de esta manera, los síntomas principales de la alergia, como los estornudos, la conjuntivitis, el goteo nasal,... Además son efectivos para todo tipo de alergias, debido al bloqueo directo de los receptores.
Los nuevos antihistamínicos de segunda generación no producen efectos secundarios no deseados.
Están disponibles en cápsulas, cremas, sprays nasales, jarabes y colirios. Los antihistamínicos son los fármacos más útiles para tratar algunos de los síntomas alérgicos más molestos.

Corticoides

También los corticoides están disponibles en diversas formulaciones: cremas, lociones, sprays nasales y colirios.
Los corticoides en spray nasal están indicados para ayudar a reducir la sintomatología de la rinitis. Son muy eficaces pero deben utilizarse con regularidad durante todo el período alérgico. De todas formas, no se deben suministrar durante más de tres meses consecutivos y no se deben prescribir a los niños.
Las cremas y lociones están indicadas para eventuales reacciones cutáneas.

Cromoglicatos

Los cromoglicatos (el sódico y el disódico), se utilizan como preventivos, y tienen que estar prescritos durante un período anterior (de más o menos un mes) a la estación alérgica. Porque no actúan sobre la reacción una vez desencadenada sino que evitan la degranulación de los mastocitos y por lo tanto la liberación de histamina.

Inmunoterapia

En algunos casos específicos, siempre que el alergólogo lo valore positivamente, se prescribe la inmunoterapia. Normalmente se reserva a pacientes con alergias severas que no responden a la medicación. Se inyectan cantidades de alérgeno cada vez superiores para inducir cierta inmunidad hacia el alérgeno causante. Es un proceso largo y tiene el riesgo de anafilaxis y severos broncoespasmos inmediatamente después del tratamiento.

Consejos:

El paciente debe fijarse en las condiciones ambientales que le rodean (residencia, trabajo, contacto con animales, etc.), y en los factores desencadenantes de los síntomas, calendario de síntomas, aficiones y antecedentes familiares de alergia. De esta manera podrá identificar el tipo de alergia que padece. En general deben evitarse aquellas situaciones que de forma reiterada nos provoquen reacciones alérgicas, evitar el contacto con el alergeno es la mejor manera de prevenir la reacción alérgica, sin embargo, no siempre es posible. En general deben evitarse aquellas situaciones que de forma reiterada nos provoquen reacciones alérgicas, evitar el contacto con el alergeno es la mejor manera de prevenir la reacción alérgica, sin embargo, no siempre es posible.

Alergia al polen:

  • Usar humidificadores y acondicionadores de aire con filtro anti-polen
  • En los viajes en coche no tener las ventanas abiertas
  • Mantener las ventanas cerradas a primera hora de la mañana y al atardecer (el período de mayor polinización)
  • Ducharse y cambiarse de ropa al volver a casa (el polen puede haberse depositado sobre el pelo y la ropa)
  • Ir de vacaciones a sitios y en estaciones donde haya baja concentración de polen
  • Evitar los factores irritantes como el humo, el polvo, los sprays o los insecticidas

Alergia a los ácaros:

  • Usar regularmente el aspirador (preferiblemente los dotados con filtro antiácaros)
  • Los sistemas de aire acondicionado deben ser cerrados o estar dotados con un filtro de aire que deberá cambiarse frecuentemente, al menos cuatro veces al año.
  • Para no respirar el polvo que se levanta mientras se limpia, utilizar un trapo húmedo y utilizar una mascarilla que proteja boca y nariz y, eventualmente, cubrir también la cabeza.
  • Evitar todo objeto que pueda atrapar el polvo, sobre todo en el dormitorio. Por ejemplo: moquetas, cortinas, alfombrillas, tapicerías de tela, objetos decorativos en la pared, tapetes, cuadros y libros.
  • Eliminar los colchones, cojines y fundas que contengan materiales de origen animal o vegetal como la lana, yute, cáñamo, fibras vegetales, heno, paja o crin de caballo, los cuales constituyen un cómodo nido para los ácaros.
  • Por el mismo motivo, no decorar la estancia con muebles y objetos tapizados.
  • Utilizar colchones y cojines de goma-espuma o látex, o bien recubrirlos con materiales sintéticos no porosos e impermeables para los ácaros.
  • Utilizar sábanas y cubrecamas que puedan lavarse a más de 55º: a esa temperatura el ácaro no sobrevive.

Alergia a los animales

  • No dejar entrar al animal en la sala de estar ni en el dormitorio.
  • Limpiar regularmente el pelo del animal y el lugar que más habita.
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres